A Bangkok por poco más de un dólar

Se escapan entre los dedos los pocos días que nos quedan en Tailandia, como las muchas monedas con el rostro de popular rey que nos sobrarán. Atrás quedaron las playas del golfo y fue hora, después de más de un mes en este férreo país nunca colonizado, de visitar alguna de sus ciudades verdaderas, sin tanto turismo. Y, claro, enarbolar con orgullo la estúpida bandera contradictoria del turista que quiere ir a lugares donde él sea el único turista.

Brevemente en Hua Hin

El colectivo a Hua Hin desde Chumphon ya auguraba que esta ciudad no está en las cartas de la gran masa mochilera que arrasa con todo puesto de comida callejera que encuentra en Asia. En nuestra breve parada en la ciudad del Rey, vimos muchas fotos del Rey y muchos occidentales en su época dorada, jubilados y disfrutando de las bondades que el tercer mundo les ofrece a cambio de su pensión.

Todos los negocios en Tailandia tienen obligación de tener a la vista una imagen del Rey. Todos.
Todos los negocios en Tailandia tienen obligación de tener a la vista una imagen del Rey. Todos.

Pero siempre le encontramos la vuelta para disfrutar del lugar. Caminamos bajo el sol a la peor hora, visitamos su playa con mayor proporción de bosta de caballo que de arena y llegamos al templo budista cuando ya bajaban la persiana. Metafóricamente, porque el concepto de “persiana” para el budismo es inconcebible, por razones más que evidentes en las que no ahondaré.

Aún no entendemos porqué el Rey se construyó una finca en Hua Hin. El mar parece apestar.
Aún no entendemos porqué el Rey se construyó una finca en Hua Hin. El mar parece apestar.

Nos llegó entonces, poco luego, el momento de viajar a la aparentemente insondable gigante del sudeste asiático, Bangkok. Gran parte de esta imagen acechante y tenebrosa había sido pintada por Gretel, a toda costa intentando evitar pasar más tiempo del necesario en la ciudad. Pero el vuelo a Bali de allí salía.

En tren a Bangkok

Las distancias son siempre relativas. Las distancias en Asia son mucho más que relativas: son simbólicas, arbitrarias, caprichosas. 100 kilómetros pueden tomar una hora o la vida entera de una mantis religiosa; y es difícil saber de cuál de las dos se trata.

A sabiendas de esto, todo tramo es tomado por el grupo con la paciencia del primo segundo de alguien que alguna vez tomó clases de yoga. O pilates.

Queríamos vivir la experiencia “local”, que también suele ser la alternativa más barata. Nada de camioneta con aire acondicionado, taxi, ni colectivo de larga distancia: el tren de todos y todas en Tailandia.

Así fue: 200 kilómetros en 5 horas, por la módica suma de poco menos de 1 dólar con cincuenta (44 baht). Aquí algunas fotos de la sorprendentemente placentera experiencia, que recomiendo.DSC01940DSC01941

DSC01982DSC01930

Información útil

En Hua Hin basta con dirigirse a la estación de trenes del pueblo y consultar los horarios de salidas a Bangkok. También se pueden consultar acá.

Existen tres tipos de vagones con diferentes precios: primera, segunda y tercera clase, donde la última es la más barata pero la única sin aire acondicionado. La verdad es que yo, siendo bastante adicto a los ambientes climatizados, debo admitir que con las ventanas abiertas el viaje en tercera fue muy agradable.

Los boletos de primera y segunda clase se venden por Internet o ventanilla anticipadamente. La venta de tercera clase solo se abre 30 minutos antes del horario de salida del tren.

No me canso de repetir que el viajar en tren es un placer. Acá, en Europa o donde sea.

Anuncios

Un comentario

  1. Comparto esa bandera. El otro día me sorprendí diciendo que no me gustaría vivir en Auckland porque hay demasiados extranjeros jaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s