Comida regional n.º 8: Camarão a milanesa

Los primeros días donde apremia la premura, carece la escritura. Pero no por eso salteamos comidas. Así que, como aperitivo al relato sobre nuestra llegada a Rio de Janeiro, a su concurrida Copacabana, ofrézcoles una crocante captura de este maravilloso plato que tanto extrañaba.

Acá, camarón que se duerme, se convierte en milanesa.

Ciertas noches, entre la bruma que despide el maldito extractor de la parrilla la Estancia y su abyecto ruido blanco constante, podía escuchar y vislumbrar infinitos cardúmenes de pequeños camarones manchados de escarlata volando hacia mí; su armónico migrar, su noble sumisión, me llamaban a buscarlos nuevamente en el Atlántico. Aquí estoy.
Ciertas noches, entre la bruma que despide el maldito extractor de la parrilla la Estancia y su abyecto ruido blanco constante, podía escuchar y vislumbrar infinitos cardúmenes de pequeños camarones manchados de escarlata volando hacia mí; su armónico migrar, su noble sumisión, me llamaban a buscarlos nuevamente en el Atlántico. Aquí estoy.
Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s