Mi compañero de viaje por Brasil

En esta aventura por Brasil no andaré solo como loco malo. El constante autobombo sobre las delicias de la libertad que arroja el nomadismo digital en mi vida dio sus frutos: lenta pero seguramente se han ido sumando a este estilo de vida de viaje placer y trabajo placer amigos y colegas.

Y para esta travesía por tierras garotas, en mi compañero de viaje confluyen ambos anteriores aspectos.

DSC06918
Lucas haciendo de las suyas.

Lucas es el saltimbanqui de la traducción. O el lingüista de los kayaks. En él se aúnan la naturaleza ribereña de ascendencias astilleras y el frío cálculo de los economistas más viles; pero bien. Porta con toda la gracia posible unos inhumanos 1,92 metros, que sin sorpresa deben ser saciados con bastante regularidad a base de helados, combinaciones extrañas de comida y la ocasional intoxicación con Nutella.

Quienes han podido conocerlo afirman que su racionalidad alcanza límites interestelares y que es tan buen bailarín como jugador de fútbol. No me animaría a negarlo. Tampoco me animaría a asegurar que vayamos a desafiar muy seguido a cariocas en la playa a partiditos en la arena ni que seremos la pareja de capoiera más famosa de la zona.

Pero compañeros de viaje como él (si es que hay otros como él) le ponen sin duda onda a estos viajes.

Así que, Lucas: ¡Bienvenido seas a la Traslación Estacionaria!

Anuncios

5 comentarios

  1. El Nutella debe comerse a mano limpia, nunca entendí por qué en la etiqueta hay un pan con Nutella, quién arruinaría así al Nutella? Ah, buen viaje!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s