Traslación Estacionaria: 1 año, 50 artículos

physicalEmpecé este blog como una semana antes de salir de viaje, casi exactamente un año atrás, con la expectativa de al menos lograr una cierta regularidad, una cierta inspiración para mantenerlo activo y que no naufragara en la ultramar de la Internet, donde el supuesto fácil y gratuito alcance de sus recursos hunde rápidamente muchos proyectos.

El mío —de madera balsa, UHU y tosca elaboración— partió aguas adentro con el sobrio objetivo de sacar un par de sonrisas con la simpatía de un relato exagerado y bastante mentiroso, pero no por eso mentiroso. Se sucedieron las anécdotas de tinte picante mexicano, algunas aventuras no tan aventuras pero que sonaban bien. Y me di cuenta de que algunos seguían esta travesía de burgués que no le gusta comer mucho con la mano y todavía usa pañuelos de tela.

Me encontré disfrutando casi tanto escribirlo como vivirlo, por más ridícula que parezca la sentencia. Claro, por ahí tenía que explicarle a algunos que en realidad no siempre era yo el de los relatos (aunque capaz que sí); casi siempre me hacía quedar lo mejor posible, casi nunca di nombres para resguardar identidades.

north_and_central_america_physical_map
¿A dónde aparecerán nuevas caritas el próximo viaje?

Ahora hojeo historias de estos países y espero que nadie busque consejos en este blog. Por momentos lo consideré, pero no me sale. Descubrí otros blogs de viajes como Viajando por ahí o Acróbatas del camino, muy interesantes ellos, con toneladas de información útil para potenciales viajeros, sobre destinos, alojamientos y atracciones. Por eso muy distintos a Traslación Estacionaria.

Parece que mi Traslación Estacionaria en el 2012 fue llevar el eje de mis viajes para donde estuviera la brújula el día que me sentaba a escribir. Me veo insomne el día que escribí sobre pesadillas de robos de computadoras en Guatemala, no pensando en qué hostel convendría alojarse. Me empapo de agua salada intentando cruzar un par de océanos cuando releo el mensaje en la botella.

Por eso no sé si esto será tan entretenido si no me conocés. Porque no es un diario íntimo… pero tampoco una guía de viajes. ¿Será acompañar mi egocentrismo mientras me regodeo en mi maravillosa vida sin ataduras?

Tampoco lo decido yo me parece, pero podés putearme sin reparo.

De cualquier manera, la traslación de estos cuentitos no se detuvo. Afortunadamente. Así como escribirla durante los 9 meses fue no viajar solo, espero que los que leyeron se hayan sentido un poco viajando desde sus oficinas, o desde sus almacenes, ponele.

Y de noviembre hasta la fecha mermó un poco la producción, ya que estuve en Rosario, sin viajar, haciendo lo que más o menos hacen todos. No se me ocurren tantas historias para inventar.

Pero, alas, a no desesperar porque pronto se viene una interrupción a la intermisión. Es decir, se viene un nuevo viaje.

Así que este artículo no es solo para agradecer a todos los lectores fieles, inconstantes e incluso a los que solo miran las fotos, sino para anunciar que en 2013 Traslación Estacionaria no toma mate.

Toma… ¿caipirinha?

 

Anuncios

2 comentarios

  1. Traslación Estacionaria nunca tomó mate. Primero tomó Coca Cola con Oreos, después café, ahora frapuccino y próximamente… café preto 🙂
    ¡A buscar más aventuras! (Y si no encontrás ninguna, ¡a inventarlas!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s