Comida regional n.º 5: Rosquillas

¿Cuál de todas no parece vómito de perro?

Crecimos —al menos los de mi generación en Argentina y supongo que en gran parte de Latinoamérica— siendo alimentados por una televisión repleta de programas yanquis y referencias a la cultura norteamericana. Durante años y años nos preguntamos qué tan maravilloso sería entrarle a una buena malteada de chocolate, lo lindo que sería mandarse un enorme pretzel a media mañana y qué tan dulces son realmente los chochitos que les da Bart a los hijos de Flanders.

Hoy crecí y ya soy un boludo grande y estoy en Portland, Oregon.

Acá no les fascina todo lo anterior que a nosotros nos genera curiosidad y nos parece de un dibujito de nuestra infancia o nos recuerda a esas tardes de domingo mirando las mismas películas dobladas una y otra vez por Telefé.
Acá es normal hacer una parada técnica camino al trabajo para pedirse una docena de rosquillas, entre las que podés encontrar una con mantequilla de maní, baño de chocolate y pedacitos de Snickers; otra con glaseado, crema pastelera y oreos y, para antes del bypass gástrico, la de cobertura de jalea de arce y tocino.

A modo más que nada investigativo, decidimos aventurarnos en la popular y local tienda de Voodoo Doughnut con mi amiga Tini, para ver de qué se trataba tanto alboroto y colas de gente esperando por sus deliciosas donas.

Hmm, rosquillas.

Si por algo no soy famoso es por mi frugalidad en las comidas; sin embargo, me fue imposible comer una de estas rosquillas entera en un solo intento. Es como si cada bocado incluyera un pequeño enanillo mágico que posee un martillo (probablemente a escala del anterior) que se hace camino hasta tu estómago para castigarlo sin piedad y recordarte que estás muriendo por dentro, poco a poco.

Eso, o genéticamente no estoy diseñado para este tipo de tentempiés azucarados.

Consejo final: Pueden hacer esto en sus viajes a EE. UU. pero asegúrense de 1., no ser diabéticos (o de no querer morir) y 2., de tener un seguro que cubra ataques epilépticos por sobredosis de glucosa.

Facepalm Fact: ¿Sabían que si querés podés hacer una ceremonia de casamiento al estilo Voodoo Doughnut? Posta. En serio.
Anuncios

7 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s